EL REALZAMIENTO DE LA CREMACIÓN EN CHILE

Actualizado: 20 dic 2019

¿Sabía que el método de cremación hace cientos de años, y alrededor del mundo, era el método más extendido para despedir a un ser querido? Aún lo es hoy en día en diversas culturas y religiones como el hinduismo o el budismo.



Cremación tradicional en Ubud, Indonesia.



En los países mayoritariamente cristianos, la incineración era mal vista, al considerarse el cuerpo del difunto como un “objeto sacro”, del que teníamos que disponer de forma honrosa y servicial; considerando pagana, cualquier práctica que no fuera la sepultación ya que era el único método que permitiría la resurrección del difunto, según la creencia..

Así fue como, a pesar de haber existido siempre, la incineración fue perdiendo cabida en los países cristianos y usándose únicamente en situaciones que consideraban extremas, como por ejemplo en grandes epidemias, guerras o batallas.


A pesar de que la creencia de la Iglesia Católica, poco a poco fue aceptando la incineración. Hasta 1997, hace tan solo 23 años, las regulaciones litúrgicas católicas, requerían que la cremación fuera únicamente después de una ceremonia funeraria religiosa, de cuerpo presente, el cual recibiría la bendición y una oración. Después de esto se podría cremar. Hoy en día, nuestras posibilidades son diversas. Podemos decidir realizar misa religiosa de cuerpo presente o ya con la ánfora de cenizas; realizar una ceremonia laica o simplemente no realizar ningún acto.


Una vez se ha realizado la incineración, podemos escoger que hacer con la ánfora. En Chile, podemos optar por, como familia, guardarla en el lugar que consideremos oportuno: un hogar, sepultarla en un cementerio, sea en nicho o bajo tierra; dejarla reposar en un columbario, que es el espacio especialmente diseñado para depositar las ánforas en algunos cementerios, o plantar las cenizas junto con unas semillas para que nazca un árbol que siempre le recordará a su familiar. . Otra opción sería repartir las cenizas, por ejemplo, creando una joya o bien dividiéndolas en diferentes relicarios para diferentes allegados cercanos.


¿ Y Porqué este aumento de la cremación en Chile?


Como veníamos diciendo esta práctica va en aumento año tras año y esto se debe a diversas causas. Principalmente, la gran bajada de precio que supone hoy en día cremar, en comparación con los altos costes de la sepultación. Pues esta nueva opción, cuesta desde $800.000 pesos, versus la sepultación tradicional que oscilan los precios más bajos entre los $2.000.000 y los $5.000.000, en función de la región, cementerio escogido y disponibilidad de éste.

Este aumento se ve con claridad cuando comparamos las cifras de, por ejemplo, el Cinerario Acoger, del Cementerio Católico (Recoleta, Santiago de Chile), quienes están realizando en la actualidad, mil cremaciones anuales aproximadamente; siendo que a principios de ésta década, el SEREMI (Secretaria Regional Ministerial), autorizaba unas cien incineraciones anuales únicamente.

En segundo lugar, se debe a un cambio de mentalidad entre la población, pues ya no consideramos que deshonremos el cuerpo de nuestro fallecido como antaño, sino al contrario, que cada vez más personas son quienes deciden este método para su propio fallecimiento y la familia se encarga de cumplirlo.

Es por el hecho de ser un método más sostenible, más sencillo y menos costoso, que la cremación se ha vuelto una tendencia que va en alza a nivel mundial.


Como funeraria con distintos convenios en diversos crematorios del país, queremos ofrecerle información de calidad al respecto, para que usted pueda escoger con total seguridad la despedida de un ser querido.

1. Cuando elija incinerar y no sepultar, el velorio y ceremonias se realizarán exactamente igual, independiente de su decisión.

2. Una vez velado, se trasladará la urna al cinerario, en lugar de al cementerio. Donde podrán realizar una ceremonia religiosa, laica, o no realizar acto alguno.

3. Posterior a la ceremonia, el fallecido ingresa al crematorio.

4. De todo este procedimiento, la familia no debe preocuparse, puesto que Funeraria Reencuentro se encargará de coordinar con el crematorio elegido, la hora y día de llegada, de entregar los certificados y documentos requeridos y de agilizar el proceso de cremación, que por otro medio, la entrega de las cenizas podría demorar hasta 3 días, en función de la demanda.


¿Y qué pasa cuando nuestro fallecido ingresa al crematorio?


1. En primer lugar el SEREMI, autorizará la cremación, trámite del que se ocupa el cinerario.

2. Posteriormente, se registrará e identificará el cuerpo, recogiendo las huellas dactilares en los correspondientes archivos de identificación de personas cremadas.

3. En tercer lugar, se prepara el cuerpo. Se retiran los objetos metálicos (como empastes, tornillos…), pues estos no pueden ser cremados, y se dispone a la persona para la cineración.

4. Finalmente el cuerpo entra al horno crematorio, de manera individual, donde gracias al funcionamiento de éstas cámaras crematorias, el cuerpo fallecido, en un tiempo oscilante de entre 2 y 3 horas, se deshidrata para convertirse de forma natural en cenizas. Dependiendo del crematorio que escoja, en el momento en que el fallecido entra al horno, la familia tiene acceso a monitorear el hecho mediante cámaras.


Escoja con libertad el servicio funerario que más se acomode a su manera de ver la vida, la muerte o como quisiera ser recordado.



#rituales #curiosidades #cremacion #funeraleschile #talca #regiondelmaule #funerariareencuentro #reencuentrofunerarias

163 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo